Loading...
Disable Preloader

¿Quién necesita a un psicólogo?

Anxiety and stress, Mourning, Sexual dysfunction, Family and kids, Aging, Work burnout, Meditation, Sleep, Nutrition, Fitness, Partner relationships, Eating disorder, Addictions, Depression, Covid, Sports and train, Teenagers, Bullying, Illness, Harassment, Abuse, Anxiety, Personal Growth, Foundations of Psychology

Falso mitos y estigmas nos impiden acudir a un psicólogo. Un ejercicio lleno de ventajas

¿Hay que estar loco para pedir ayuda a un psicólogo?

Definitiva y rotundamente NO, existen muchos falsos mitos y estigmas sobre acudir a un psicólogo. A terapia acuden muchas personas de estilos diferentes que se encuentran en un momento de su vida donde las circunstancias los sobrepasan y necesitan ayuda, son aspectos cotidianos que llevados a un extremo pueden causar un gran malestar.

Por la misma razón que se acude a un especialista cuando hay un dolor físico, se debe solicitar un psicólogo cuando hay un malestar emocional. El poder de la mente y la falta de bienestar puede llegar a desencadenar somatizaciones de enfermedades. Por ello el cuidado de nuestra felicidad tiene que ser algo prioritario y perfectamente normalizado.

Para que veamos que tener algún episodio que requiere un terapeuta es algo natural podemos hablar de las estadísticas de la depresión: según la OMS la padecen 350 millones de personas en el mundo.

Los psicólogos no solo tratan patologías, también son necesarios para mejorar rendimientos. 

Diferentes trabajos publicados cifran en un 50% los trastornos depresivos que no reciben tratamiento. En estudios españoles como el estudio SCREEN los trastornos depresivos se encontrarían en cerca del 20% de los pacientes atendidos en Atención Primaria.

¿Quién necesita a un psicólogo?

Las demandas más habituales son: 

  • Ansidedad
  • Tristeza, depresión, duelos
  • Autoestima
  • Relaciones familiares, pareja, divorcios
  • Educación y conducta de los hijos
  • Asertividad o dificultades para decir NO
  • Aspectos vitales, crisis existenciales
  • Relaciones laborales
  • Trastornos alimenticios

Si pido ayuda, ¿es que soy débil?

La decisión de pedir ayuda no siempre es fácil, sobre todo porque a veces pensamos que significa reconocer un fracaso o una debilidad. Sin embargo, lo cierto es que pedir ayuda es un acto de coraje y madurez.

La decisión de necesitar un psicólogo es un proceso en el cual la persona va tomando conciencia de su estado y su malestar. En muchos casos, el paso del tiempo no sirve para curar la herida sino tan solo para añadir capas de resentimiento, odio y frustración. De hecho, las emociones reprimidas, antes o después salen a la luz. Los sentimientos y los traumas que no se expresan, terminan acumulándose en el inconsciente y, cuando se conjugan ciertas condiciones, explotan. Es entonces cuando la persona comprende que necesita apoyo para lidiar con esa situación.  

De la misma manera que no tiene sentido soportar un dolor de muelas, tampoco tiene sentido aguantar el dolor emocional

Es importante comprender que no siempre se tiene que enfrentar todo en soledad, que hay expertos  que pueden darnos soluciones.

¿Cambiará mi manera de ser?

No, cambiará la manera de enfrentarse a esa situación de manera efectiva para lograr un cambio deseado y positivo.

¿Sólo hay que explicar los problemas y así éstos se solucionarán?

 

Ojalá fuera tan fácil pero desgraciadamente no es así. El Psicólogo dispone de una carrera especializada de cinco años donde adquiere la capacidad de diagnosticar a la vez que posee herramientas para cursar con éxito una terapia cuya finalidad es el bienestar emocional y la resolución de conflictos internos.

En terapia es importante explicar lo que nos genera malestar, el hecho de expresarlo y exponerlo es fundamenta, pero hay que valorar cada caso, la situación personal de la persona y sus recursos para poder generar cambios estables. En este sentido, no únicamente hay que explicar o vomitar nuestras angustias, sino que hay que trabajarlas desde las diferentes áreas que disponemos.

¿ Las Terapias son largas y se tarda en ver resultados?

No. En la consulta desde el primer momento se trabaja dando recursos y tareas para implementarlas en el espacio individual se generan cambios positivos de inmediato.

¿Se siguen siempre los mismos procedimientos?

Nada más lejos de la realidad. Cada persona es un mundo y, por este motivo, a medida que se avanza en la terapia los recursos y las pautas que utilizamos siempre se adecuan a cada persona creando un traje a medida.

¿Me juzgará?

El terapeuta es un profesional de la salud mental, no juzga, pero sí que  evalúa y diagnostica. Lo que se trabaja en la consulta no sale nunca de ella, la confidencialidad es parte de la relación entre psicólogo y paciente. Lo que sucede en la consulta se queda en la consulta.

¿Es caro?

No, Terap, te proporciona acceso a contenido de salud mental. Es un primer paso para que te familiarices con el Terapeuta que mejor cubra tu problema. Puedes aprender de su contenido, chatear con tu Terapeuta y, si lo necesitas, pedir una sesión individual. Puedes también asistir a las sesiones grupales que organice tu Terapeuta, que siempre serán más baratas que las individuales.

¿En qué me beneficia el psicólogo?

El poder optar con ayuda calificada me llevará a otro nivel en la resolución de conflictos y me dotará de herramientas específicas que llevaran a la solución del problema, además me puede beneficiar para mejorar y desarrollar mis aptitudes y mi equilibrio mental. Todos podemos ser más felices.