Loading...
Disable Preloader

Aprende a no poner ETIQUETAS que hacen daño a los demás.

Family and kids

El artículo de hoy va dirigido a instituciones, educadores, padres y empresas. Es un artículo sobre el cuidado de la Salud Emocional de la Sociedad. Desde aquí vamos a intentar poner nuest

En concreto hoy vamos a hablar de algunos temas importantes que hay detrás de los sentimientos de adultos adoptados. Decómo han vivido su infancia, de qué necesitaron y no obtuvieron y de cómo ayudarles y acompañarles como sociedad a sentirse bien.

El lunes estuvimos viendo el programa de Telemadrid: ¡Eso no se pregunta! 

Personas de diferentes colectivos responden a preguntas que los espectadores les envían de forma anónima. Se trata de preguntas íntimas o curiosas que nunca os atreveríais a preguntarles, el programa se preocupa de hacérselas, siempre con el máximo respeto.

El tema de este lunes ha sido LA ADOPCIÓN.

Diferentes perfiles de personas han ido contestando a las preguntas: chicos y chicas, hermanos, señora.. Edades comprendidas entre los 18 y los 50 años, con padres adoptivos monoparentales, homosexuales, heterosexuales… Procedentes en origen de diversos países, España, China, Rusia, India…

En su conjunto es un testimonio muy valioso y real de lo que le sucede a este colectivo que detrás de sus palabras demanda nuestra ayuda, la ayuda de todos. Y es que debemos y podemos cambiar todos juntos muchas de las ETIQUETAS todavía presentes entre nosotros para hacer de nuestro entorno un lugar más justo, más generoso y más comprensivo con los demás.

De todas las cosas que nos cuentan, nos quedamos con dos temas principales:

1- El sentimiento de abandono. Un sentimiento de dolor común en todos los entrevistados y me atrevería a decir que en la mayoría de las personas adoptadas.

2- La discriminación. Todos han tenido algún capítulo a lo largo de su infancia o adolescencia.

Cuentan que ese sentimiento de abandono, esa herida, la llevan como una mochila, pegada a ellos. “Ese miedo a que no les quieran de nuevo“  les acompaña a lo largo de su vida y necesitan ayuda emocional profesional para trabajarlo y vivir con ello de la forma más feliz posible.

Cuando les escuchas es fácil ponerte en sus zapatos. La mayoría no tienen datos de su vida anterior a su familia adoptiva. ¿Te imaginas tener una incertidumbre crónica? ¿NO SABER quienes son tus padres?, ¿Si viven o no¿, ¿La fecha real de tu nacimiento? , ¿Si tengo o no tengo hermanos?… y un sin fin de etcéteras que están siempre presentes.

Además estos testimonios de adultos que también fueron niños dan fe de la sociedad inmadura en la que crecieron. Me explico, nos cuentan la DISCRIMINACIÓN que sufrieron en clase y a veces siguen sufriendo en la actualidad. Muchos se sienten rechazados, cuestionados por su raza, otros incluso reniegan de ella: NO QUIEREN SER DIFERENTES.

Y es que ante todo: TODOS SOMOS PERSONAS y CIUDADANOS DEL MUNDO. 

Las instituciones, colegios, los padres, las empresas, todos podemos y debemos ayudar para cambiar esta situación. La herramienta es LA EDUCACIÓN.

De hecho estamos evolucionando positivamente, cada vez se habla más y mejor de conceptos como DIVERSIDAD e INCLUSIÓN. Se trata de poco a poco ir erradicando los mitos y creencias que vienen dentro de nosotros, heredados de nuestros padres, de nuestros abuelos… con los que nuestros hijos quizás están creciendo y sin querer hacen daño a los demás: “¿Quién ese chino de tu clase?” o “Chino de mierda” o “Negro vete a tu país” etc…

¿Y QUE PODEMOS HACER?

La primera labor es un trabajo personal propio de cada uno. Para poder inculcar en otros el mensaje correcto, primero tengo que pensar qué opino yo sobre cada tema: ¿Qué piensas sobre la Adopción? ¿Qué sentimientos te suscita?

Si tienes pareja, comentarlo con ella y ver qué opina también es importante. Si no la tienes comenta con tu familia o amigos. 

«Con una opinión formada ya puedes cuidar conscientemente la conversación que tengas delante de los niños, sean tus hijos, tus sobrinos… Puedes manifestar opiniones con el fin de tener un impacto concreto en ellos, incluso poner atención en el lenguaje que utilizamos… Tu ejemplo va a ayudar al niño a crear su propia opinión y lo que él diga en conversaciones con sus iguales.»

Por ejemplo, si tu hijo oye en casa: “Vamos al Bazar “ en vez de “Vamos al chino” dirá bazar y no chino. Implícitamente con este mensaje les estamos marcando varias cosas: Chino= barato o Chino = lugar donde hay chinos (en vez de personas con rasgos orientales).

Lo vivido por estas personas de este programa ya no lo podemos cambiar pero os animamos desde TU FAMILIA CRECE  a que esto no siga siendo así y que os propongáis hacer pequeños cambios conscientes en vuestra vida diaria, a corto plazo, que tendrán gran impacto a vuestro alrededor a largo plazo. ¡No lo dudéis! 

Tengamos conversaciones abiertas en los colegios, en las parejas, en las familias con los niños sobre la adopción para que no la sientan como algo peyorativo “tu eres menos que yo”. Que vean en la ADOPCIÓN un derecho para esos niños, para esos compis de clase, a tener una familia, a crecer con amor, pues por circunstancias de la vida no pudieron quedarse con sus familias biológicas.

Que entiendan la riqueza de proceder de otros países para hacer de ello un valor y no un rechazo. Insistamos en el RESPETO, inculquemos la EMPATÍA necesaria para ponernos en los zapatos del otro.