Loading...
Disable Preloader

¿Tienes hijos adolescentes? Aprende más sobre ellos

Family and kids

Te damos pautas para tratar con tus hijos adolescentes. Desde la experiencia de Tu Familia Crece

Soy madre de dos hermanos mellizos onceañeros y me interesa reflexionar y profundizar sobre este tema tratando de abordarlo con una mirada curiosa y una escucha atenta y abierta… Para hablaros de todo esto voy a utilizar los conocimientos que estoy adquiriendo en mi segundo año de «Máster sobre Pareja y Familia» para profesionales de la Salud Emocional.

Para centrar el foco voy a intentar daros una definición sencilla de lo que estamos hablando.

Adolescencia: Etapa en la que una Persona (entre los 11 y los 18 años) va a ir definiendo su identidad. Necesita ir separándose de la familia, necesita diferenciarse y conseguir Autonomía, Libertad y Privacidad. Es un momento de crisis y de cambio profundo para ella.

¿Cómo piensa un adolescente? «Pues… Tomo plena conciencia de mis deficiencias personales, solo me preocupa la posición que ocupo entre mis iguales, siento todo intensamente y cambio de opinión cada medio minuto. Necesito que mis padres me dejen en paz. Que no se metan en mis asuntos, que no toquen mis cosas, que no me digan como tengo que vestirme y que no me intenten controlar. No quiero hablar con ellos, su mundo y mi mundo no tienen nada que ver. Solo quiero hablar con mis amigos».

 

¿Y qué pasa con los padres de este adolescente? Esta etapa es muy difícil para los padres porque el niño quiere dejar de ser controlado en todos los sentidos. Tenemos que estar dispuestos a empezar a soltar amarras… ufff y eso nos cuesta… Además nos van a cuestionar nuestros valores y tenemos que estar dispuestos a escucharlo y a discutirlo… Posiblemente podremos parecerles inútiles…. Incluso el enemigo…

Como en cualquier otro momento de la vida familiar, la pareja necesita estar alineada y hablar mucho de cómo enfrentarse a estas nuevas situaciones que se van a dar en casa. Es importante que los dos padres vayan en la misma dirección, que el niño reciba un único mensaje y que no sienta debilidad en la pareja o en uno de los dos, porque el va a intentar aliarse con ese para conseguir lo que quiere y ahí pueden empezar a surgir los problemas…

Me gustaría resaltar dos aspectos que creo que os van a ayudar mucho en la gestión de este tema, uno es el aspecto Universal de esta etapa… Para quitarle fuerza, para quitarle el poder que le damos los padres a este temazo… Como comenta mi profe, Ana Verdejo, especialista en adolescentes: «los adolescentes existen desde la creación del hombre…» Ya se hablaba de ellos en la época de los griegos, de los romanos… Filósofos como Sócrates nos hacen ver en la literatura que los conflictos importantes de entonces son los mismos que existen ahora. Además de que todos hemos pasado por ello. ¡Todos hemos vivido esta tan temida Adolescencia!

El segundo aspecto que me gustaría recalcar es que la adolescencia es TEMPORAL, aunque ellos la viven como permanente.

Es una etapa del ciclo vital familiar en la que todos los miembros de la familia deben de adaptarse a los cambios, a las crisis que vayan surgiendo porque este es un tema de familia. Afecta a todos, abuelos, padres, adolescentes y hermanos. 

Me surgen palabras para transitar este camino que quizás sean de ayuda como: ACEPTACIÓN, ADAPTACIÓN, ESCUCHA, COMPRENSIÓN, ESTABILIDAD y EQUILIBRIO. Vamos a verlas un poco más en detalle, todas ellas están entrelazadas.

ACEPTACIÓN: Acepta que esta etapa la hemos pasado todos y es lo que hay y recuerda que es TEMPORAL. El principal cambio que vamos a notar es que la comunicación directa en la vida cotidiana ya no es la misma. La información que nos dan cae drásticamente. Ya no nos enteramos de apenas nada. A ellos les gusta comunicarse con sus iguales por chat, con abreviaturas, por redes sociales .. Esto no nos gusta… ya lo se, pero es su vía de comunicación y no podemos mirar para otro lado o prohibirla, necesitamos convivir con ello.

ADAPTACIÓN: Ante un cambio en uno o varios de los miembros de la familia, todos cambiamos a su alrededor, no solo ellos. El niño cambia, la Familia cambia. Nos es difícil entender las prioridades que rigen su vida. Quieren libertad, quieren privacidad. Como adultos que somos y sabiendo que esto es una etapa natural, normal y necesaria por la que nosotros ya hemos pasado, debemos adaptarnos.

ESCUCHA Y COMPRENSIÓN: Tratad de evitar la «lucha de poder» que va a surgir y hacedle sentir con cariño que puede contar con vosotros, hacedle sentir que somos necesarios y que somos incondicionales. Su estilo en todos los sentidos probablemente va a ser diferente al tuyo pero que eso no se convierta en un problema para ti porque sabes que es transitorio. Es importante que aceptes que tu hijo es imperfecto y que además puede que le surjan dificultades sociales, estate atento a esto para ayudarle, es lo mas importante para él. 

ESTABILIDAD Y EQUILIBRIO: ¿Y cómo podemos hacer esto? Pues principalmente entendiendo que la estabilidad se la damos nosotros, porque el va a estar durante mucho tiempo inestable. Los padres somos los propulsores del cambio y de su crecimiento, marquemos reglas nuevas, tengamos expectativas flexibles sobre ellos, no le pidas cosas que tu no podrías hacer, que siempre haya una puerta abierta a la negociación. Se me ocurre un ejemplo sencillo, no le prohíbas el uso de WhatsApp si tu estas enganchado todo el día. En vez de prohibir, acuerda con él los ratos de chat con sus amigos que son tan importantes para él.

  • Controla pero sin entrometerte. Este es el reto mas importante y el mas difícil. Necesitamos modificar las reglas de casa a medida que ellos maduran y se desarrollan. Establezcamos nuevos acuerdos. Una de cal y una de arena. Si intentas someterle… habrá rebelión. Y la rebelión desestabiliza a toda la familia además de que puede traer otros problemas.
  • Tendrá secretos y a ti te va a fastidiar que no te los cuente… Pero respétalo.
  • Invítale a que se reúna con sus amigos en casa y que el organice sus encuentros, dale facilidades, será una forma estupenda de que hable contigo, de que veas con quién se relaciona y cómo lo hace.
  • Habla de temas que le puedan interesar con él y delante de él con otros adultos y manifiesta tu punto de vista con el fin de que vea que si quiere puede hablar contigo de cualquier cosa. El objetivo es que si se mete en apuros, sea capaz de pedirte ayuda, de contártelo.

Conclusiones: Nuestro trabajo como padres es escuchar, atender, entender, comprender y consecuentemente cuidar, guiar, apoyar y controlar. Si lográis mirar a vuestro adolescente de forma curiosa y le escucháis atenta y abiertamente probablemente bajen los miedos y surjan bonitas oportunidades a nivel familiar.

Entendería que algunos me dijerais que estáis desbordados… Porque esta tarea puede ser desbordante… Si es el caso, pedid ayuda. No esperéis a tener un problema para cuidar vuestra salud emocional y la de la familia y acudid a un profesional.

Si necesitáis acompañamiento, ayuda , incluso un plan de acción para poner en marcha en vuestra casa, contad con nosotras, estamos a vuestra disposición .